Ramón Gómez Mederos, miembro del Observatorio Geopolítico de la Energía y la Soberanía (GENSUR) de FETERA, explicó en Primera Mañana que las plantas termoeléctricas deben respetar la Ley General de Ambiente, el artículo 41 de la Constitución Nacional y el Protocolo de Kyoto. Advirtió también sobre el negocio asociado de la importación de combustibles para su funcionamiento.


Compartir