Este viernes compartimos la obra “Hay que apagar el fuego” de Carlos Gorostiza. Una Comedia Dramática, donde se pone de manifiesto, a través de los personajes, las miserias humanas y la crisis de valores, propia de estos tiempos, donde el público se podría identificar fácilmente.
A cargo del mismo está Ayelén Banfi, a quien acompañó Viviana Olthoff, José María Charillo y Gabriel Crisci. A continuación la Obra:


"Hay que apagar el fuego" de Carlos Gorostiza


El argumento gira en torno al triángulo de, Cayetano (bombero al servicio del prójimo), de su esposa Libertad (bastante abandonada por éste y harta de una vida mediocre), y de Pascual (el carnicero, "mejor amigo" del primero y sin escrúpulos para solazarse con su mujer). 
En la dramaturgia de Carlos Gorostiza varias son las producciones en donde afloran los miedos y desalientos, las indecisiones, la incomunicación, los desencuentros y fracasos, pero así mismo pone de manifiesto – sobre todo en esta obra- el valor de solidaridad y el amor como camino para contrarrestar dichas miserias. 
Destaca la vocación de servicio, la libertad de elegir, el amor hacia el prójimo, el valor de la amistad, etc.

 

Carlos Gorostiza

Nacido en Buenos Aires en 1920, Carlos Gorostiza es autor de varias obras fundamentales del teatro argentino. En 1949, con sólo 29 años, conmovió a la escena porteña con El puente –estrenada en el Teatro La Máscara– que inauguró una nueva época del teatro argentino. Desde entonces no ha dejado de estrenar, convirtiéndose –por peso propio– en un referente insoslayable de la llamada Generación del 60, constituida por autores como Roberto Cossa, Ricardo Halac, Sergio De Cecco, Jacobo Langsner, Julio Mauricio, Rodolfo Walsh, Carlos Somigliana, Ricardo Talesnik y Oscar Viale. Fue un miembro clave de Teatro Abierto, el más recordado movimiento de resistencia cultural durante la dictadura 1976-1983. Y fue, también, el primer Secretario de Cultura de la Nación de la recuperada democracia, durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Entre sus principales obras teatrales figuran –además de El puente–, El pan de la locura (1958), Los prójimos (1966), ¿A qué jugamos? (1968), El lugar (1970), Los hermanos queridos (1978), El acompañamiento (Teatro Abierto, 1981), Matar el tiempo, Hay que apagar el fuego (1982), Aeroplanos (1990) y El patio de atrás (1994). Es, además, autor de novelas, entre ellas, Los cuartos oscuros, Cuerpos presentes (1981), El basural (1985), Vuelan las palomas (Premio Planeta, 1999) y La buena gente (2001). Sus obras son conocidas a través de traducciones y representaciones en grandes ciudades, montadas en inglés, portugués, francés, italiano, hebreo, alemán, finlandés y ruso. Asimismo, Carlos Gorostiza ha recibido los premios Nacional y Municipal de Teatro y de Novela. Toque de queda es la primera obra que estrena en el Teatro San Martín.

Compartir

Notas Relacionadas