Los vecinos afectados por la inundación acompañados por la organización popular Patria Grande presentaron varios reclamos públicos para que el Instituto Provincial de la Vivienda construya las viviendas de material y no prefabricadas como “se intentó cambiar”. El jueves pasado las autoridades provinciales aseguraron a los vecinos que cumplirán con lo acordado y las casas se construirán de material. La discusión ahora sigue por el tamaño de los terrenos que el órgano provincial pretende reducir para ganar más lotes.

La modificación que se desprende de la última reunión del gabinete de Luciani con los funcionarios del Instituto Provincial de la vivienda “incluye un nuevo modelo de vivienda en dos plantas, en prototipo de 1 a 4 dormitorios, maximizando el espacio libre de terreno y previendo superficies destinadas a equipamiento social” según explicaron. La prioridad para los vecinos es el traslado a un zona no inundable, para la gestión local ganar terrenos porque el consorcio urbanístico firmado el año pasado destina una zona inundable para trasladar a las familias afectadas. Cuando se revisa el proyecto desde el órgano provincial con sus nuevas autoridades reparan en el error y proponen reducir el tamaño de los 202 lotes restantes de 200mts a 150mts para ir ganando espacio y evitar que la relocalización se de en otra zona inundable. Desde la organización popular Patria Grande que sigue las gestiones junto a los vecinos afectados por la inundación y participa de las reuniones con funcionarios, insisten en que se conserve el tamaño acordado originalmente para cada lote y se negocien nuevos terrenos con el dueño del macizo como permite la Ley de Acceso Justo al Habitad de la Prov. de Bs. Además, aseguran que aun reduciendo lotes quedarían 21 casas sobre zona inundable. 

Compartir