Mario Miroglio, del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), desmintió el cierre de la planta ubicada en Carlos Keen. Entrevistado en Primera Mañana, dijo que la “idea de la empresa es seguir invirtiendo” aunque el sector tiene problemas por la baja del consumo.


Compartir