Miércoles 20 de Octubre de 2021

Hoy es Miércoles 20 de Octubre de 2021 y son las 09:35 Bienvenidos a Radio Ciudad de Luján..

VISIóN PANORáMICA

31 de agosto de 2017

El aceite de Cannabis y la promesa de una mejor calidad de vida

Giulliana tiene seis años y nació con una malformación congénita producto de la contaminación ambiental. Sufre cuadros epilépticos muy graves que requieren una enfermera permanentemente a su cuidado. "Mi marido trabajó 15 años en Curtarsa y tiene cromo en la sangre", asegura Verónica Ferreyra, mamá de la menor, quien habló en Visión Panorámica sobre los resultados positivos que encontraron en la utilización del aceite de cannabis y su lucha con la prepaga OSDE que se niega a cubrir el tratamiento.

Giuliana fue diagnosticada al nacer con Microcefalia Holoprosencefalia con epilepsia refractaria, es decir, epilepsia de difícil control. Con pocos días de vida debió ser operada ya que su cuadro le impedía respirar con normalidad. Desde entonces comenzó la difícil tarea de su mamá por brindarle una mejor calidad de vida.

“Cuando quedé embarazada mi marido trabajaba en Curtarsa y había empezado con las suspensiones de personal, presentó la quiebra cuando estaba por dar a luz. Cuando la empresa dejó de pagar la prepaga OSDE automáticamente se nos cortó la prestación y con Giuli recién nacida quedamos presas en la Clínica: no nos podían echar pero tampoco hacernos el traslado al centro de diagnóstico", contó Verónica en Visión Panorámica.

"Después de muchos estudios genéticos se comprobó que la causa de la patología de mi hija es la contaminación ambiental producto del trabajo de mi marido."

“Siempre fui de investigar sobre lo que le pasa a Giuli, buscando cómo mejorar su calidad de vida. Me encontré con la página “Mama cultiva” y me entere del caso de una nena que tuvo muy buenos resultados con el aceite de cannabis. Consulté con la neuróloga y me dio su aprobación siempre y cuando el aceite fuera Charlotte, que es elaborado por un laboratorio estadounidense”, explicó.

La compra la realizó Verónica en la página web del laboratorio y se le suministró “una gota a la mañana y una a la noche. Los cambios fueron extraordinarios, automáticamente bajamos de diez a ocho anticonvulsionantes diarios. Ya prácticamente no tiene las crisis epilépticas y está cognitivamente más conectada.”

“Cuando salió la ley llevé todos los papeles necesarios a OSDE para que se hagan cargo de los gastos y se negaron.”

El 29 de marzo de 2017, en la primera sesión ordinaria del año, la Cámara de Senadores le dio sanción a la ley que permite el uso medicinal del cannabis. Braian Vega, abogado de nuestra ciudad miembro de Acción Positiva, representa legalmente a Verónica en la batalla legal que lleva adelante. “Al no haber producción local, la ley prevé la importación del producto y la elaboración de un registro de las personas que lo necesitan para que les sea otorgado de forma gratuita. Hace pocos días se venció el plazo de su reglamentación”, explicó.

“Desde que salió la ley apareció una empresa de capital que se encarga de realizar los pedidos al laboratorio, ya no permiten las compras de particulares. Con esto pase de pagar 245 a 345 dólares”, contó Verónica.  

 

COMPARTIR: