Daniel Lanson reflexionó en Primera Mañana sobre la utilización de las emociones en la comunicación política.


Compartir